Como un regalo de libertad,

Te puedo hacer feliz.
te puedo hacer la mujer
más feliz de la tierra.

Ojalá que no desees
ponerme un grillete en la pierna.
Ojalá que tomes mi amor
como un regalo de libertad,
y no como un vicio.

Que lo mismo me dejes
ir y venir,
porque volveré a tí si lo haces.
Ojalá no desgarres
mis ilusiones
en busca de las tuyas,
que no me cortes las alas
para abrigar tus egoismos.

No lo impediría
si antes de tus sueños
no estuviera mi integridad,
como antes de mi vida
está la tuya.

Pero ojalá no me hagas
ser tu esclavo,
cuando podría ser tu aliado
y lo haría mejor.

Ojalá no me pongas
en una jaula
en donde me marchitaría,
cuando puedo venir
cada tarde
a cantar a tu ventana.

Puedo hacerte feliz.
Yo estoy seguro.
Puedo hacerte la mujer
más feliz del mundo.

Y ojalá no me hagas sufrir,
ni me quites
la libertad y el alma,
porque sabes que no haría
nada por evitarlo.

Leave a Reply