La muerte de Orión

Muchachos, junten sed para mañana porque se viene el asado de vidrio más importante de la comunidad jarwaristika.

Por ahora, maten el tiempo (no la gallina) con:

La trágica muerte de Orión

Resulta que Diana se había enamorado de Orión, el cual no era un hombre sino un Titán. Era grandote, fuerte, se vestía bien -sólo Hugo Boss y calzoncillos Calvin Klein- usaba buenos perfumes y la llevaba a lugares caros.

El hermano de Diana, Apolo, estaba más que celoso de este pololo gorilón. No sólo no le gustaba como cuñado sino que -esto no te lo cuentan en los libros- sentía que por culpa de Orión ya no se podía comer a su hermana. No está comprobado de que alguna vez se la comiera, pero yo lo tengo más que claro.

Resulta que un día Apolo convenció a Orión de que se fuera bien lejos, por el mediterráneo hacia Finis Terra. Orión al principio partió hacia Pedro de Valdivia, pero rápidamente le indicaron que no era Finis Terra la universidad sino Finis Terra el punto donde el mar Cantábrico se encuentra con el Atlántico. A Orión esto le pareció bien porque Atlante también era un Titán y pensó que podría visitarlo y pegarle en la pera, amén de cobrarle siete lucas que le debía desde hacía veitidos siglos. En ese tiempo la sinvergüenzura alcanzaba niveles geológicos.

Orión partió por el mediterráneo para adentro y como era alto, ni siquiera nadaba. Sólo caminaba con el agua hasta los hombros.

Apolo, por mientras, fue a buscar a su hermana. La saludó efusivamente, agarrón por aquí y por allá, piquito, mucho abrazo… cuando Diana le paró los carros Apolo le dijo que venía a buscarla porque quería desafiarla a un torneo de arquería. Diana dijo que ella atajaba lo que le tiraran, pero Apolo rectificó que no serían penales sino Tiro al Blanco, con Arco y Flecha. Aunque la estupidez de Diana lo descolocó un poco, mantuvo la sonrisa y Diana no sospechó nada. La cosa es que se fueron hasta Chipre, en donde se pararon en la costa.

La gente empezó a reunirse en torno a los hermanos que habían llevado a sus barras, todas integradas por gente de Chipre que gritaba “CE- HACHE-III” Que también es el grito de Chipre.

Apolo le dijo a su hermana: mira si eres tan seca, apúntale a esa pelotita negra que está a lo lejos. Diana alcanzó a divisar algo… tensó el arco y disparó. La pelotita era la cabeza de Orión sobresaliendo del agua, y por supuesto la flecha lo mató.

Diana lloró muchísimo y de pura pena le pusieron a Orión de constelación para que lo recordara (snif) aquí yo me pregunto si acaso Diana se tomó venganza contra Apolo por lo que había hecho, pero tengo entendido que no pasó nada. De hecho, a la semana empezó a salir con su nuevo pololo, una estrella de “La Nueva Ola” un poco mayor que ella. Su nombre era Peter Rock.

Leave a Reply