Podrían revivir a los mamuts mediante clonación

Parque Neogénico

Los Mamuts lanudos, una especie que desapareció hace unos 4.000 o 5.000  años (milenio más, milenio menos), eran unos primos de los elefantes y de los también extintos mastodontes. Los bautizaron los rusos y su nombre (en ruso) designa a una bestia enorme. Eso es apropiado para aludir a un elefante de pelo largo y 6 metros de altura que haría parecer a la elefanta fresia como un pony.

Un grupo de científicos japoneses, liderados por el profesor Akira Iritani de la Universidad de Kyoto, dicen haber descubierto una nueva técnica de clonación mediante el cual podrían resuscitar una especie extinta como el Mamut con apenas dos bosques y un mana incoloro un lustro de trabajo.

Los fósiles encontrados en los hielos eternos de Siberia contienen células de piel y músculos de mamut. Si se insertan sus núcleos  a modo de espermio en los óvulos de un elefante africano, podrían usarlo como vientre sustituto para que volviese a nacer el lanudo, enorme y colmilludo animal.

Este estilo de clonación no es radicalmente distinto al usado en  la vaca Joya Verde clonada en la Araucanía, o en la oveja Dolly que ya no es un clon sino más bien un Ghola (guiño para los fans de Dune). Pero a diferencia de la clonación de especies existentes, la clonación de especies extintas es particularmente compleja porque no se conservan tejidos en buen estado.  En el caso de los mamuts, el congelamiento durante siglos sencillamente reventó las células y son inutilizables.

Akira Iritani dice que a diferencia de esas técnicas, están utilizando una nueva, mejorada y ultrasecreta que ya probaron hace dos años clonando un ratón que había estado congelado durante 16 años. No sabemos si esto significa que Iritani empezó su investigación en 1992 congelando el ratón deliberadamente, o si uno de los científicos no limpiaba su freezer hace mucho tiempo y aprovecharon la coincidencia. Lo importante es que ahora pueden obtener células utilizables a partir de tejido congelado, y demorarán como mínimo dos años en conseguir un núcleo de mamut en suficiente buen estado como para que pueda fertilizar un óvulo de elefanta, y de ahí tendrán que esperar a que el animal incube por otro 20 meses. Redondeando, en 5 años podríamos tener al Mamut de vuelta.

Esto plantea un dilema ético: clonar animales que se están extinguiendo por culpa del hombre, como los tigres y rinocerontes, es devolverle a la naturaleza lo que hemos destruído. Clonar un animal que se extinguió porque el fin de la glaciación lo hizo inviable, puede ser una crueldad.

Bueno, quería comentar que esto me recuerda a Jurassic Park. Como recordará todo geek que haya visto esa película, los dinosaurios se clonaban usando restos de la sangre de los mosquitos que los habían picado y se conservaban en ámbar. Los glógulos rojos no tienen ADN, pero si al chuparle la sangre a un tiranosaurio te tragas uno o dos leucocitos problema resuelto, esos sí tienen ADN. Pero en la película ese ADN igual estaba dañado y  era necesario rellenar ciertas cadenas.

Es probable que los científicos japoneses también deban reparar con antelación el ADN del mamut, y si no lo hacen corren el riesgo de clonar un mamut de tres piernas (como Fabrizio)  o una aberración peor. En la película usaban ADN de ranas para rellenar las cadenas faltantes y en esa lógica era obvio porque las ranas y dinosaurios son verdes y eso necesariamente implica compatibilidad, WTF.

Sugerimos que si faltan cadenas de ADN para replicar un mamut, usen el de Robbie Coltrane, quien interpreta a Rubeus Hagrid en la saga de Harry Potter. Es grande y lanudo, lo cual implica compatibilidad genética.

Link: Cloning might create a live wooly mammoth (UPI)

Leave a Reply