los niños de la noche

los pequeños espíritus vampíricos
revolotean en mi casa.

Los bebes demonio que son pequeños
y no tan tiernos como hellboy.

Han teñido la niebla de sangre,
mi piel roja marmolada equivoca el trazo.

Vienen por mi locura.
Mi locura los llamó.
Vienen a apagar
el brillo negro del sol
con que no debí jugar.

Me quieren violar, preparo mi batalla.
No sé a quién he llamado,
pero uno de los dos saldrá dañado

Leave a Reply