Te llamo

Ven.

Desde el rincón de la luz te llamo,
Desde mi altar de sombra te llamo

Con esperanza y lujuria te llamo
con miedo y arriesgándolo todo, te conjuro.

Ven conmigo, ven a mì. Ven y siéntate a mi derecha
cena en la mesa de Dios.

Comparte mi pan y mi vino,
bebe mi sangre cuando te la ofrezcan.

Cree en mi, cree en mis promesas.
Cree que por ti todo lo olvido
que por ti todo lo dejo

Ven, cruza esa puerta, toma investidura
ven, conviértete en mi musa
conoce mi locura.

Ven, aunque sea un solo instante
me conozcas, luego arranques
y prometeme que nunca
olvidarás al monstruo del laberinto.