Ni una sola puta lágrima

No caerá una lágrima en el nombre de lo que no fue.

No sonarà ninguna música estereotípica para marcar

la caminata de nuestra despedida.

Simplemente cada paso que demos 

nos alejará más del uno al otro

hasta perdernos de vista.

Cada cosa que hagamos, incluyendo por supuesto

los vanos intentos de simular que seguiremos siendo amigos

no hacen màs que confirmar que la caminata ya ha empezado

que de un tiempo a esta parte

nos habremos olvidado

Y no caerá ni una sola puta lágrima en nombre de lo que no fue

pero eso no evita que me parta el alma pensar en tì, todavìa.

Leave a Reply