Diputados y huelgas de hambre

huguito

Hace más de tres años cuatro parlamentarios de la Concertación entraron en la cárcel de Temuco proclamando que iniciaban una huelga de hambre para conseguir la liberación de los presos políticos. Condenados al alero de una constitución firmada por Ricardo Lagos, los presos no eran políticos pero sí mapuches, lo cual le daba una utilidad política a la presunta huelga.  En fin, en esa ocasión, durante los extensos y sacrificados minutos que duró la huelga, este podría haber sido la transcripción del diálogo.
Acto I, Escena I, Cárcel de Temuco:

Tucapel Jiménez: Venimos a solidarizar con el pueblo mapuche, porque somos de corazón mapuche. Mi nombre, por ejemplo, representa un lugar en donde los mapuches asesinaron a Pedro de Valdivia en medio de una protesta pacífica. También es una marca de arroz.

Sergio Aguiló: Venimos a comprobar cómo están, amigos mapuches, y a conocer también, porque esto es un recinto fiscal y nuestra labor es fiscalizar.

Manuel Monsalve: Tal como se turistea en recintos turísticos, nosotros fiscalizamos en recintos fiscales, usted es un poeta honorable Aguiló.

Sergio Aguiló: Gracias por su concepto honorable Monsalve. Tiene la palabra el honorable Gutiérrez

Hugo Gutiérrez: Estaba pensando, compañeros, que una huelga de hambre es como una toma, y durante los 14 años que estudié derecho, lo que mejor aprendí a hacer son tomas, así que me siento como en casa.

Tucapel Jimenez: Ahora que lo menciona, colega Gutiérrez, honorable, debiéramos averiguar en qué consiste una huelga de hambre. Vaya usted en comisión de servicio a preguntar, honorable Monsalve, porque es el de más bajo perfil, al punto que yo nunca lo había oído mentar.

Sergio Aguiló: Exacto,de hecho yo pensaba que era su jefe de gabinete, honorable Jimenez, ahora me entero que es diputado.

Hugo Gutierrez: Ahí viene Monsalve, está como eufórico. Será que nos quiere cobrar viático por estos 10 minutos?

Manuel Monsalve: Honorables diputados, vengo con una tremenda noticia. Resulta que una huelga de hambre consiste en estar echado sin hacer nada, mirando al techo o a la pared y con cara de malas pulgas.

Sergio Aguiló: ¡Pero qué notable coincidencia! ¡Si eso es lo que mejor sabemos hacer!

Tucapel Jimenez: No se hable más, vamos a unirnos a esta huelga para enseñarles cómo gastar menos energía que una marmota hibernando.

Acto I, Escena II, Cárcel de Temuco, 20 minutos después: 

Hugo Gutiérrez: Compañeros, a esta toma le falta algo. Aunque ha pasado mucho tiempo desde que sacamos a Federici, creo que recuerdo perfectamente lo que nos falta. ¿Mandemos a comprar unas garrafas para que esta huelga de hambre se anime un poco?

Entran los gendarmes y los desalojan. Exeunt Omnes, baja el telón.

 

Leave a Reply